Cisjordania baja de nuevo a la calle

DSC00816 petita

Niños participando en la manifestación del pasado viernes en Hebrón. Clica la imagen para ver la galeria.

En las últimas semanas estamos asistiendo al resurgimiento de un potente movimiento que desde las plazas de Cisjordania grita su rabia contra lo que ocurre en Gaza. Detrás de las protestas que el pasado viernes tuvieron lugar en varios puntos de Cisjordania, desde Jerusalén Este hasta Nablús, queda representada la diversidad del espectro político palestino, aunque a nivel local son los comités populares quienes dominaron la organización.

En al-Khalil (Hebrón), la manifestación se celebró después de la oración del mediodía frente a la mezquita de al-Hussein. Bajo el ardiente sol palestino, más de 20.000 personas según diversas fuentes marcharon lentamente hacia la zona de Bab al-Zawyia, a las puertas del casco antiguo, donde hay uno de los puntos de control que dividen la ciudad.

En la manifestación dominaban las banderas amarillas de al-Fatah, que se habían echado en falta en el escenario de Hebrón de las últimas semanas, y las verdes de Hamás. Sin embargo, también se podían ver las de la Yihad Islámica y del FPLP. Entre los manifestantes también había un grupo de mujeres de Hamás y, especialmente al inicio, se respiraba un ambiente relajado, del que también formaban parte muchos niños.

Al aproximarse a la zona de Bab al-Zawyia comenzaron los enfrentamientos entre los manifestantes y los soldados israelíes, que respondieron a las pedradas de algunos jóvenes con munición real, una práctica que se ha hecho habitual en las últimas semanas. Normalmente el ejército reprime las manifestaciones con el gases lacrimógenos y balas cubiertas de goma; a muchos el endurecimiento de los métodos por parte del ejército al que estamos asistiendo trae el recuerdo de la dura represión de la primera intifada.

El balance final, después de horas de enfrentamientos, fue de 95 heridos, la mayoría de bala. Entre las personas heridas, al menos una ha sido alcanzada por las balas dum dum, un tipo de munición que, cuando impacta, se expande dentro del cuerpo. Durante los combates, además, también fueron vistos francotiradores israelíes en los tejados de las casas palestinas.

FUNERAL DEL SOLDADO ISRAELÍ

Para atizar más el fuego que calienta el ambiente en Hebrón, la noche de sábado a domingo la ciudad acogió el funeral de Benaya Sarel, el soldado israelí muerto el jueves en Gaza. El cuerpo fue enterrado en el antiguo cementerio judío de la ciudad, en el área de Tel-Rumeida.

Con el argumento de la seguridad, la zona del cementerio quedó completamente bloqueada y a partir de las 22.30 entró un vigor un toque de queda para todos los residentes palestinos, que se vieron obligados a confinarse en sus casas. Mientras tanto, una procesión de más de 10.000 israelíes caminó desde Kiryat Arba, un asentamiento ilegal cerca de Hebrón donde vivía el soldado, pasando junto a la tumba de los Patriarcas y Shouhada street hasta llegar al cementerio.

Ante el temor de ataques de colonos después del funeral, muchas familias palestinas decidieron abandonar sus hogares por una noche, otros han pasaron la noche en vela observando con temor el río de gente, formado por muchos soldados y algunos civiles armados, que pasaba por debajo de sus ventanas.

Durante el funeral, los altavoces difundieron por todo el barrio palestino la voz rota de los familiares y amigos del soldado que asistieron a la ceremonia. Y así, mientras Israel desafiaba la ciudad con una nueva provocación, los palestinos continuaban siguiendo las noticias de Gaza, que ahora ya hablan de más de 1.800 muertos.

Publicat dins de Conflicto | Etiquetat com a , , , | Deixa un comentari

De conflictos y revueltas en Hebron

DSC00685 petita

Grupo de mujeres en una manifestación en Hebrón

La ciudad vieja de Al-Khalil (Hebron) vista desde la colina de Tel-Rumedia aparece como una masa homogénea y compacta rodeada de pendientes suaves. Pero esto es sólo una imagen distorsionada por la realidad de las colonias, las bases militares y los puntos de control, que en este caso tiene un nombre muy claro: ocupación. Al-Khalil es la ciudad donde se concentran todos los elementos de un conflicto mucho más amplio y que ya hace más de 60 años que dura, y donde los efectos de la ocupación han sido llevados al extremo por un grupo de colonos, con un gran apoyo del gobierno israelí, que decidió instalarse en el centro de la ciudad.

Su presencia ha dado lugar a una altísima militarización de la zona y una rígida división de la ciudad en dos partes: el área bajo la administración de la autoridad palestina, H1, y la zona H2, donde viven colonos, sujetos a la ley civil de Israel, y palestinos, bajo la ley militar israelí. Pero de hecho, estas divisiones son a menudo ficticias ya que las fuerzas de ocupación pueden hacer lo que quieran donde quieran, moviéndose libremente por toda Cisjordania. Esto se ha evidenciado en los acontecimientos de las últimas semanas en las que el ejército ha decidido castigar a toda la comunidad de Hebrón bloqueando las salidas, atacando cientos de casas y arrestando a decenas de personas.

La realidad urbana de Al Khalil lleva al enfrentamiento diario

Y en este clima de división perpetua, de ocupación y de injusticia tiene lugar también un aumento de los abusos por parte de colonos y soldados. La noche de sábado a domingo, un grupo de 70 colonos, con el apoyo de un gran grupo de soldados, atacó tres familias que viven junto a la colonia de Beit Hadassa, justo a la entrada en Shouhada Street, donde los palestinos tienen el acceso prohibido desde 1994.

El ejército rápidamente bloqueó la entrada a la zona, e impidió el paso no sólo a periodistas y activistas, sino que también dificultó el acceso a los servicios médicos que llegaban para atender a las personas heridas. El balance fue de cinco personas heridas por el lanzamiento de piedras por parte de los colonos y por la intervención de los soldados. Además, en un primer momento, la ambulancia tampoco pudo acceder a la zona debido a los puntos de control y las personas heridas tuvieron que ser evacuadas en camillas o en brazos de algunos voluntarios.

Otro incidente tuvo lugar la noche del lunes, alrededor de la medianoche, cuando cuatro activistas de la asociación Youth Against Settlements fueron detenidos durante varias horas por el ejército israelí en Tel Rumeida. Según el relato de los chicos, mientras caminaban por la zona se les acercó un colono amenazándolos con un arma. Los soldados, que estaban cerca, intervinieron y detuvieron a los cuatro chicos hasta que llegó la policía. Tres de ellos fueron puestos en libertad después de un primer interrogatorio mientras el cuarto fue llevado a la comisaría, donde estuvo detenido hasta las tres y media de la madrugada, cuando lo liberaron sin cargos.

Hamas recoge el apoyo del descontento en Hebrón

La indignación por la situación en Gaza y la escalada de la represión israelí a toda Palestina se ha canalizado en estos días, en Hebrón, a través de manifestaciones en solidaridad con la población de Gaza. Las protestas, en general, terminan con enfrentamientos con las fuerzas de ocupación.

El domingo por la noche, las calles estaban llenas, había más de 3.000 personas que se manifestaron empezando en la zona de al-Hussain, el nuevo centro de al-khalil, y se dirigieron a la plaza de Bab el Zawiya, en las afueras de la ciudad vieja y cerca de los puntos de control israelíes que separan la ciudad. El color domintante de la protesta era el verde de Hamas que, de hecho, puede utilizar esta oportunidad para poner a prueba el apoyo de que goza en la zona.

Entre los manifestantes también había un grupo de cincuenta mujeres que de manera espontánea, después de rezar juntas en la mezquita, decidieron unirse a las protestas y alzar la voz en contra de la ofensiva militar israelí. Cuando los manifestantes llegaron cerca de la ciudad vieja un pequeño grupo desafió a los soldados que había en el punto de control lanzando piedras y fuegos artificiales. El ejército les respondió con granadas de sonido, gases lacrimógenos y balas.

La llegada de la noticia del secuestro de un soldado israelí en Gaza durante la protesta exaltó aún más los ánimos. Mientras que el rumor se extendió entre la gente, era imposible no pensar en los acuerdos de Shilad, que en 2011 permitieron liberar a un soldado israelí a cambio de más de un millar de presos políticos palestinos.

Al día siguiente de la protesta, los enfrentamientos de más baja intensidad se prolongaron durante toda la tarde, para volver a coger fuerza al anochecer y alargarse durante toda la noche. Las explosiones de granadas y los disparos fueron acompañados por las sirenas de las ambulancias, que en estos días han trasladado a más de una treintena de personas al hospital.

Mientras todo esto ocurre, Hamás saca provecho del éxito de este período en la ciudad y al-Fatah al parecer ha desaparecido de la vida política. Para buena parte de la población, el partido está ligado inevitablemente a la corrupción política y sometido a la voluntad de Israel a través de la Autoridad Palestina.

Publicat dins de Conflicto | Deixa un comentari

Enésimo ataque de colonos con la complicidad del ejército en Hebrón

DSC00623 petita

Durante la noche de sábado a domingo, alrededor de medianoche, un grupo de colonos atacó las casas de las familias Zahde y Sharabati, que viven frente a la colonia de Beit Hadassa, en el centro de Hebrón. Al verlo, un grupo de vecinos de las viviendas más cercanas decidió salir a la calle y dar apoyo a las familias. En pocos minutos, la situación se deterioró ya que más colonos se sumaron al ataque, en total unos setenta, algunos de ellos estaban bebidos, según explican los testigos.

Los colonos agredieron con piedras a las personas concentradas en la calle y cuando llegaron los soldados, aunque se suponía que tenían que detener el ataque de los colonos, los escoltaron y tiraron gases lacrimógenos contra las familias palestinas, mientras que el grupo de colonos seguía tirando piedras. Mientras tanto, el ejército había acordonado la zona e impedía el acceso a cualquier persona. También se negaron a dar explicaciones sobre lo que estaba pasando a periodistas y grupos de defensores de los derechos humanos que se habían acercado.

Durante los disturbios, al menos cinco personas resultaron heridas: una mujer, Jamila, dos niños, Marwan y Sultan, y dos hombres, Mufid y Hassaim. Inicialmente, los soldados también impidieron el acceso a la ambulancia y los heridos tuvieron que ser trasladados en camillas o en brazos de algunos voluntarios. La evacuación de los heridos encontró aún otra dificultad: el estrecho paso del checkpoint 56 y la poca voluntad de los soldados que lo custodiaban de abrir un acceso más sencillo. Atravesar este checkpoint permite acceder al área de la ciudad controlada por la Autoridad Palestina y, por tanto, a los servicios médicos. También hubo algunos heridos leves que pudieron abandonar la zona por su propio pie.

El ataque terminó dos horas más tarde, alrededor de las dos de la madrugada. Antes de abrir la zona, sin embargo, los soldados lanzaron una granada de sonido para dispersar a la gente que aún había en la calle para manifestar su solidaridad con las familias atacadas. Las familias palestinas que viven en Hebrón están expuestas continuamente al acoso de los colonos, que son sus vecinos. Aunque la presencia del ejército en la ciudad debería servir para mediar en caso de incidentes, ataques como el de la noche del sábado muestran que no es así. Además, los soldados tienen órdenes de no detener a los ciudadanos israelíes, por lo tanto, cuando hay ataques los agresores gozan de total impunidad.

Publicat dins de Conflicto | Etiquetat com a , , , | Deixa un comentari

Continúan las violaciones de derechos humanos en Cisjordania mientras la atención se mantiene en Gaza

1

Imagen de la manifestación semanal en Al-Masara. Font: Al-Masra Press

Nos acaba de llegar la noticia de que se han reanudado los ataques israelíes en Gaza tras el frágil alto el fuego de esta mañana, hecho con urgencia por Egipto y sin participación de Hamás. Seguimos el desarrollo de los acontecimientos que inicialmente involucraron Cisjordania, especialmente Hebrón, desde donde escribimos, y que hace ocho días se trasladaron hacia Gaza. A pesar de que esta semana hemos sido testigos de violaciones de derechos humanos en toda Cisjordania, asistimos con impotencia al hecho que los medios de comunicación, de manera miope, se están abandonando a una corriente de noticias descontextualizadas y centradas exclusivamente en Gaza e Israel, dejando de lado una porción significativa del conflicto: el calentamiento de las tensiones en Cisjordania.

En los pueblos y ciudades de Cisjordania, las protestas y los posteriores enfrentamientos con el ejército son constantes estos días. Ha habido numerosas personas heridas y un chico fue asesinado por disparos del ejército israelí cerca de Hebrón. Los miembros de los comités populares, el núcleo duro de la sociedad civil palestina, denuncian el intento descarado de las fuerzas ocupantes de debilitar el movimiento de resistencia no violenta, en la que están implicados numerosos pueblos desde hace años. El último caso que confirma la persecución de activistas afiliados a la lucha no violenta es la detención de uno de los líderes del Comité de Al-Masara y otro activista. Ambos habían participado, como cada viernes, en la protesta que se hace semanalmente en su pueblo. En la de la semana pasada, querían centrar la atención sobre las víctimas de Gaza y por ello, todos los comités habían decidido vestirse, de manera provocatoria, como las víctimas de los campos de concentración, con el objetivo de pedir que se ponga fin al sufrimiento que el ejército israelí está infligiendo al pueblo palestino.

Así, mientras por un lado desde Hebron contamos con tristeza e impotencia las víctimas de Gaza a través de las noticias pasadas por el filtro de los medios de comunicación, por  otro lado somos testigos de primera mano de las injusticias en curso en Cisjordania. Aquí nuestra única arma es el poder de contar lo que vemos, como único medio de resistencia a un conflicto que, desde todos los puntos de vista, es asimétrico.

Publicat dins de Conflicto | Etiquetat com a , , | Deixa un comentari

Los comités populares palestinos reclaman el fin de la violencia en Gaza

2014-07-11 14.02.29Viendo los continuos ataques que está sufriendo Gaza, varios comités populares de Cisjordania han mostrado su solidaridad con todas las personas de Gaza en la manifestación semanal que hacen cada viernes desde el 2006. En las diversas marchas organizadas en diferentes pueblos también han reclamado el fin de la agresión.

La característica común de las diversas protestas simultáneas ha sido la ropa de los manifestantes: iban vestidos como si fueran víctimas de los campo de concentración nazis. El objetivo, según explica uno de los organizadores, era denunciar que el sufrimiento del pueblo palestino actualmente es comparable con el dolor del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial.

En Al-Masara unas 30 personas se encararon a un grupo de soldados que bloqueaban una de las salidas del pueblo. Los manifestantes, que estaban frente a frente con el ejército, los increparon invitándoles a reflexionar sobre las muertes en Gaza. Al cabo de una media hora, llegó la policía israelí, que detuvo a cuatro personas: un chico palestino, que fue liberado tras pagar 1.000 shekels (unos 230 euros) y tres personas de origen europeo, que fueron liberadas cuatro horas después con el compromiso de no volver a Cisjordania en los próximos 15 días.

10439347_694769353903428_3743004334590284124_n

Foto de Al-Masra Press

Publicat dins de Conflicto | Etiquetat com a , , | Deixa un comentari

Israel bombardea la casa de dos familias vinculadas a Hamás como castigo ejemplar

Dues nenes de la família Abu Aisha es miren el pis bombardejat

Dos niñas de la família Abu Aisha miran con tristeza como quedó el piso bombardeado

Era lunes por la noche, segundo día de Ramadán. Poco antes se habían descubierto los cuerpos de los tres jóvenes israelíes desaparecidos el 12 de junio y la noticia empezaba a correr entre los habitantes de Hebrón. La familia Qawasme, aunque ajena a las novedades de este caso, se disponía romper el día de ayuno cuando cientos de soldados irrumpieron en su casa y obligaron a todos los miembros de la familia que había dentro, mayoritariamente niños, a salir de ella.

Durante las dos primeras horas, esperaron en la calle, ya que creían que los soldados no tardarían en salir. Cuando se dieron cuenta de que no sería así, decidieron refugiarse en casa de unos parientes. Las IOF (Fuerzas de Ocupación Israelí, en sus siglas en inglés) arrasaron la casa durante cuatro horas destruyendo todo lo que encontraron. Incluso la primera comida de después del ayuno, el desayuno que debían tomar aquella noche, quedó esparcido por el suelo del comedor. Para concluir la operación, los soldados bombardearon una parte de la vivienda. Así evitaban cualquier posibilidad de restaurar los daños de la casa y infligían un castigo moral aún más severo. En la explosión, resultó herido un bebé de tan sólo 55 días que se encontraba en una casa vecina. Según afirman algunos testigos, los soldados impidieron durante dos horas que una ambulancia pudiera llegar al lugar de los hechos para atenderlo.

Los Qawasme son la familia de Marwan, uno de los presuntos asesinos, según el gobierno de Israel, de los tres jóvenes israelíes. Marwan tiene 29 años y la familia explica que trabajaba en un negocio propio como barbero y que su mujer está esperando el primer hijo de la pareja. Marwan desapareció el 12 de junio, al igual que los tres jóvenes judíos encontrados muertos. Marwan Qawasme está vinculado a Hamás y anteriormente ya había estado en la cárcel. La familia considera que la demolición de la casa es un castigo para todos ellos, que entre los padres, hermanos y nietos son una veintena. Denuncian, además, que desde el 12 de junio no tienen ninguna noticia de Marwan y que, en cambio, esto no ha despertado, ni de lejos, el mismo interés mediático que la desaparición de los tres colonos.

Dos horas más tarde, la familia Abu Aisha experimentó la misma secuencia de eventos: más de un centenar de soldados entraron violentamente a la vivienda y obligaron a todos los miembros de la familia a salir, lo destruyeron todo y, finalmente, bombardearon una parte de la casa. El propietario, que fue arrestado hace unos días, es el padre de Amar, el otro presunto asesino de los tres jóvenes israelíes que también desapareció al mismo tiempo que Marwan Qawasme. Esta es la segunda vez que los Abu Aisha sufren este tipo de castigo ya que su casa también fue bombardeada y reconstruida a principios de los años 90. La familia asegura que entre las ruinas encontrará de nuevo la fuerza y la energía para reconstruir su hogar.

Con la destrucción y la demolición parcial de las dos casas, Israel demuestra que el camino elegido no es hacer justicia sino castigar a todo un pueblo. Una vez más, Israel olvida su aclamada “democracia”: mientras que un país democrático optaría por hacer una investigación, encontrar pruebas acusatorias y proporcionar un juicio justo, Israel ha decidido bombardear y destruir las casas de las familias de sospechosos sin fundamento. Probablemente, el objetivo era aplicar un castigo ejemplar para advertir a todos los que puedan tener algún vínculo con Hamás. Pero nada más lejos de la realidad, esta misma tarde entre el vecindario de las familias Qawasme y Abu Aisha ya había quien había decidido salir a la calle para mostrar su solidaridad con las personas represaliadas.

Un veí i un cosí de la família Abu Aisha ensenyen els fils d'una de les bombes

Un activista y uno de los primos de la família muestran los cables de las bombas que hicieron estallar el edificio

Publicat dins de Conflicto | Etiquetat com a , , | Deixa un comentari

Las incursiones militares continúan en el distrito de Hebrón

DSC00325 petitaEn el pueblo de Halhul (Hebrón) el lunes por la mañana la familia Dandis tuvo una desagradable sorpresa. Alrededor de las 8.30 de la mañana un grupo de soldados irrumpió en su casa y obligó a toda la familia, cuatro hermanas y dos hermanos, y sus respectivas parejas e hijos, a salir de ella. Los soldados se negaron a explicar las razones de la búsqueda mientras que la família se instaló provisionalmente en casa de una tía en la misma zona. Toda la propiedad fue dañada severamente; según una primera evaluación las pérdidas oscilan entre medio y un millón de shekels.n (entre 100.000 y 200.000 euros)

Cuando se les permitió regresar, la casa había quedado patas arriba, las paredes y los techos habían sido perforados, la vajilla estaba rota, la comida arrojada por el suelo. Todo el mobiliario había sido dañado, habían cortado los sofàs, destruído el jacuzzi y los marcos de mármol de las ventanas. Los soldados no se habían detenido en el interior de la casa y los alrededores también habían sido devastados: el jardín con árboles frutales y el establo, donde solía haber algunos caballos, fueron destruidos con bulldozers. La familia denuncia que durante el ataque los soldados robaron todo el dinero que encontraron y 1,5 kg de oro.

La familia Dandis hace un llamamiento a la solidaridad internacional para denunciar los abusos que sufrieron por parte de los soldados, ya que no confían en la ley israelí, que no prevé compensaciones por los daños causados ​​por acciones militares.

DSC00275 petita

DSC00269 petita

Publicat dins de Conflicto | Etiquetat com a , , | Deixa un comentari